jueves, 22 de septiembre de 2016

Elm st.


♪ ♫ ♪ ♫

Dos bolsas de arena cargan tus párpados.
Aspirinas y café deseas en tu boca.
Cuatro chirridos lastiman tus oídos.
Calderas encendidas arden como locas.

Prolongas las horas hacia la eternidad.
Te lastimas para poder mantenerte en vela.
Los miedos te aferran a tu crucifijo,
y rezas aun sabiendo que él está muy cerca.

Duermes.
Corres.
Gritas.
Mueres.

Ya no puedes conciliar el sueño con tranquilidad.
Verás: no puedes escapar.
Te tiene en su poder y nada hay que se pueda hacer,
solo intentar vivir,
pero igual…
él te atrapará.

Del uno al diez la cuerda da vueltas.
Lentos saltos que las niñas dan.
La piel arrugada muestra sonrisas
que empañan de sangre el despertar.

Duermes.
Corres.
Gritas.
Mueres.

Ya no puedes conciliar el sueño con tranquilidad.
Verás: no puedes escapar.
Te tiene en su poder y nada hay que se pueda hacer,
solo intentar vivir,
pero igual…
él te atrapará.

♪ ♫ ♪ ♫