jueves, 14 de enero de 2016

Arte


Un cuento de Raúl Omar García
Bajo el seudónimo de
Miriam Blass


Cuando el abdomen del chico se movió como si algo formase olas en su interior, el maestro hundió la hoja del cuchillo, realizó un corte horizontal y abrió la carne en dos. Hurgó en el tajo sangrante y extrajo de allí dentro un feto cubierto de una especie de alquitrán. Depositó aquello en un cuenco de acero que había a su lado. Se enjuagó las manos con agua que había preparado en una palangana y limpió la herida antes de comenzar a coser el vientre. Una vez finalizada la faena, cubrió la zurcida con una venda.
—No era el recipiente adecuado —le reprochó al hombre que tenía ante él—. Mira ahora: tu hijo perece.
—Moriría de todos modos si esa cosa salía por sí sola.
¡Esa cosa...! Esa cosa es arte.
—Para mí el arte es cagarte de frío.
—Maldito ignorante.
—Voy a enseñarte...
Se abalanzaban uno contra el otro cuando escucharon un ruido de metal. Los dos viraron hacia el cuenco, el cual estaba boca abajo y sin señales del embrión. Algo se desplazó a sus espaldas y, aterrados, se giraron en redondo para ver al ser lanzarse hacia ellos desde atrás de un barril.
El joven agonizante sonreía.

-------------------------------------------------------------------------------------------------
  Esta historia la hice para «Versus 3», un Mundial de Relatos que se realizó en El Edén De Los Novelistas Brutos., página de Facebook administrada por Raúl Omar García, Carmen GutierrezPepe Martinez, y Juan Esteban Bassagaisteguy destinada a la divulgación de relatos de aquellos que desean contar historias con el fin de entretener, aprender y pasar un grato momento de lectura y donde todos los sábados se publica un cuento (la mayoría de ellos referentes al género del terror) de los llamados «Fieles Lectores»—ahora devenidos en «Brutos Escritores»— que forman parte de esta humilde plataforma literaria. Con este cuento participé en la primera ronda de eliminación. La consigna: escribir un relato de doscientas palabras basado en la imagen suprior.

24 comentarios:

  1. Wow! Breve pero intenso. Logras una atmósfera oscura y fría. Por otra parte, la escena en sí misma bien podría formar parte de una historia más extensa que reinventase el mito de nuestro amiguito de la foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto tiempo, Mister.
      Con ese final abierto, es inevitable no pensar en un texto más extenso, pero por ahora es esto.
      Gracias por volver.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Muy interesante, me gustó, también me gustaría saber más acerca de la criatura, saludos. Atentamente Romi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Romi, vos también regresaste!
      Me alegra que te gustara. Por el momento, la historia llega hasta ahí.
      Saludos y gracias por pasar.

      Eliminar
  3. Mirá lo que puede inspirarte un sencillo cuadro de un hombre vendando a un chico, mientras otro observa.
    Qué imaginación, Raúl. Tremendo final.
    Gracias por el tentempié, es mediodía, pero se me cortó el apetito... jajaja...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja, lástima que perdiste el apetito, porque se vienen platos más suculentos.
      ¿Te parece que tuve imaginación? Gracias, porque pensé que había caído en algo muy obvio.
      Saludos, Mirella.

      Eliminar
  4. Raúl, sobra decir que esto es muy bueno, pero POR FAVOR no me hagas sufrir sabes que me gusta lo que es un poco más largo jaja así como que me queda un hueco, como que me quedó hambre jajaja Saludos, y que estés bien maestro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sufras que pronto vendrán los extensos, Sarah, y ahí vas a poder llenarte bien.
      Saludos.

      Eliminar
  5. ¿Qué es el arte?
    Buena reflexión... frío me he quedado yo al leer el relato...
    Alien se queda corto. Espeluznante; muy visual. Genial como siempre¡¡ un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una reflexión muy vieja. Un chiste malo que vino bien al texto, ja, ja...
      Gracias por pasar, Francis.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Me pareció muy creativo y bien logrado, así da gusto leer.
    Sabes, estoy justo en el medio de una vorágine que no me permite hacer demasiado, pero no quería dejar de visitarte.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo, Dib, presente su libro y tenga éxitos y pase cuando pueda, siempre va a ser bienvenido.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Buenísimo, Raúl.
    Se siente el horror en cada palabra, en cada acción que realizan esos dos, en la agonía sonriente del adolescente y en ese final a todo trapo. Qué manera de transmitir el miedo.
    Genial.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que sientas el horror en todo lo que mencionás. Sos muy amable, Juan. Y agradezco mucho que me avisaras que me comí ese «DE». Uno se cansa de editar y siempre le queda algo, ja.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Excelente, Raúl. Muy bien logrado: el miedo, la tensión, ¡y qué final! A mí aún no se me dan muy bien los micros... me siento recortado. Pero bueno, poco a poco. ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sorpresa, Gean!
      Gracias por pasar y comentar.
      Los microrrelatos son complicados, pero es cuestión de ser directo, y tratar de buscar un final sorpresivo.
      Espero verte seguido por acá.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Guau Raúl, más corto que a lo que nos tienes acostumbrados, pero igual de intenso!! Ha estado genial, me ha recordado a la película de Alien, pero con un toque más oscuro XD
    Sigue así!!!! Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Teresa.
      Es verdad, no suelo escribir muchos microrrelatos, pero ya tengo preparado unos cuentos más extensos, e igual de oscuros.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Palo y palo de principio a fin, cuando logré exhalar... el alien hacía nido en mi propia panza.

    ¡Abrazo sideral!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero imaginar lo que te pase cuando leas el próximo relato, Facu.
      Gracias por pasar.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Siempre he dicho que se debe escribir desde las tripas. Uno debe cerrar los ojos y escucharlas, porque la rabia, el odio, el amor, el arte, el dolor, todo, todo viene de ahí. Es el epicentro de los terremotos. Muy bien Raúl, a mi me gustó mucho este micro tuyo y entiendo la dificultad de contar una historia con pocas palabras, pero te quedó bárbaro, chico. ¡Ah! tu bichito es mucho más guapo que el que salen en Alien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Ángela, todo viene de las entrañas.
      Y sí, mi bichito es precioso, ja, ja, ja.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Estimado Raúl,

    ¿así que este festival de sangre y visceras era suyo? ^^

    Debería haberlo descubierto.

    Aún tengo en la memoria el Opopónaco, no se si debería haberlo leído en aquel viaje, ahora aún tengo pesadillas con perros, y con esas casualidades de la vida...

    Un abrazo muy grande Bruto Escritor, no dejes de publicar por aquí. ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es UTLA, era mío.
      Opoónaco... Te invito a que dejes tu crítica, opinión, lo que sea, en la entrada de la sinópsis. me gustaría saberlo que te produjo la historia para que tengas todavía pesadillas, ja.
      Ahora estoy editando los trabajos de Versus y estoy con un nuevo cuento, bastante extenso.
      No voya dejar de publicar.
      Otro abrazo para vos.

      Eliminar