lunes, 15 de abril de 2013

Opopónaco Sinopsis

Para los habitantes de la modesta población de Edén la vida transcurre sin especiales sobresaltos: disfrutan de sus grandiosas o humildes alegrías y se afligen con sus grandes o pequeñas tristezas cotidianas. Nada les hace sospechar que el terror y la muerte se hallan a punto de extenderse por la ciudad. El apocalipsis sobreviene de repente: y lo hace de una manera inexplicable.
Porque quien desencadena tales horrores no pertenece a este mundo. Arcanas e inquietantes potencias sobrenaturales, relegadas por los hombres durante innumerables generaciones, se alzan encolerizadas de su letargo para vengar este olvido y exigir su lugar en el universo, así como para reclamar la veneración y el respeto que los despreciables mortales deben tributar a su dignidad. Para realizar sus planes, se sirven de los mejores amigos de los edenitas: los perros. La fauna canina de la población comienza a mostrar pronto un comportamiento anómalo, el cual va alcanzando de manera paulatina unas cotas de violencia estremecedoras.
El ¿azar? escoge a cuatro seres humanos —con sus virtudes y sus flaquezas, pero con una única característica común: que ninguno de ellos posee ni vocación ni un temple de héroe— y a un simple perro lazarillo para hacer frente a tan pavorosa amenaza. Una mujer joven, que arrastra la desilusión de un inesperado desengaño amoroso; un anciano en la pendiente de la decrepitud, quebrantado por el dolor de la reciente pérdida de su esposa, muerta brutalmente en uno de los estallidos de espanto que asolan la ciudad; una niña dulce y atormentada por unas visiones espeluznantes que su corta edad no le permite asimilar; un muchacho desequilibrado, en cuya mente escindida anida un monstruo capaz de cometer las más atroces crueldades; y el mencionado animal, un golden retriever, al cual el fallecimiento de su dueño —una víctima más de la hecatombe que está arrasando Edén— ha dejado desamparado.
Todos se encuentran marcados con una señal en sus cuerpos. ¿Los convierte ello en elegidos? ¿Constituye esto una garantía cierta de su triunfo? ¿O es solo una burla macabra más de las tantas a las que es aficionado el destino?
Y sobre la atmósfera de pesadilla que se ha abatido sobre Edén (nunca un nombre fue más irónico para ciudad alguna en las circunstancias actuales) se impone el sonido ominoso de una extraña palabra: opopónaco. Un vocablo que escuchan los elegidos en sus alucinaciones, cuyo eco reverbera de un modo persistente en sus sueños, y el cual ellos mismos repiten en sus misteriosos trances, aun sin conocer su significado…


SEP-INDAUTOR
Puebla 143, Col Roma Norte, Delegación Cuauhtémoc 
México D.F., C.P. 06700

REGISTRO PUBLICO:
03-2011-11032203000-01


sábado, 6 de abril de 2013

Désirée


♪ ♫ ♪ ♫
 
Désirée, terreno suspicaz,

de polvo rojo, agua y pan.

La niebla aborda los caminos,

que están repletos de maldad.

 

Y los cuervos sobrevolarán

aquellas lápidas que están

identificando momentos que ya no puedo recordar.

 

Un saco de huesos pronto serás.

Las aguas del cielo desbordarán.

Y las gárgolas de piedra llorarán.

 

Désirée, ten piedad y hazme un lugar donde pueda descansar.

Necesito un favor y pido perdón por irme sin avisar.

 

Désirée, ¿qué historias contarás

envueltas de falsa verdad?

 El viento sopla y trae el frío

de ese refugio que hoy me das.

 

Un saco de huesos pronto serás.

Las aguas del cielo desbordarán.

Y las gárgolas de piedra llorarán.

 

Désirée, ten piedad y hazme un lugar donde pueda descansar.

Necesito un favor y pido perdón por irme sin avisar.
 
♪ ♫ ♪ ♫