domingo, 17 de marzo de 2013

Cinco segundos


Giro sobre mis talones al oír el percutor, tan rápido como me es posible. La bala queda congelada a centímetros del orificio del revólver, envuelta en una espesa nube de humo. La oscuridad del ruinoso túnel resulta apenas quebrantada por el fogonazo de la detonación con un círculo de luz mustio, que me permite apreciar el rostro inconmovible del que me disparó.
Al principio me querían como conejillo de indias, pero hace meses que desean verme muerto.
Puedo detener el flujo del espacio-tiempo con solo cerrar los ojos por cinco segundos, y revertir la situación del mismo modo. Aun así, no fui capaz de impedir que asesinaran a mi familia.
Y todo por mi don.
Me rasco la cabeza, avanzo lagrimeando hacia mi atacante, me detengo ante la bala y abro grande la boca.
Estoy cansado de huir.
Dejo caer mis párpados y cuento mentalmente: uno, dos, tres, cuatro, cinco…
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Este microrrelato lo hice para un «especial» de Sábados de Brutos Escritores, que se realizó en El Edén De Los Novelistas Brutos., página de Facebook administrada por Raúl Omar GarcíaPepe MartinezCarmen Gutierrez y Juan Esteban Bassagaisteguy destinada a la divulgación de relatos de aquellos que desean contar historias con el fin de entretener, aprender y pasar un grato momento de lectura y donde todos los sábados se publica un cuento (la mayoría de ellos referentes al género del terror) de los llamados «Fieles Lectores»—ahora devenidos en «Brutos Escritores»— que forman parte de esta humilde plataforma literaria.
La consigna era la siguiente:
Basándonos en la foto adjunta, escribamos un microrrelato que no supere las ciento cincuenta palabras (sin cantidad mínima de palabras, y sin más reglas...).
Sin premios esta vez, solo por el placer de jugar escribiendo, de compartir nuestras historias y de leernos (que tan bien nos hace...).

32 comentarios:

  1. ¡Ay! Dios, se ha dejado pegar un tiro. Pobre, me ha encantado. Pude ver la escena, ¡esta genial!*o*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Neiglo. A mí también me dio pena.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Raúl, muy bueno che, un final de los que me gustan :)
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te gustara, Walter.
      Gracias y saludos.

      Eliminar
  3. ¡Espectacular!
    Brillante conjunción del texto con el título, acción a pleno desde el inicio, fantasía más que creíble, escenas dramáticas a mitad del micro, y un final ideal.
    Qué más decir... Sí, claro: las letras por vos escritas nos transportan hasta el lugar donde transcurre la trama, y la vivimos a la par del protagonista. Genial...
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos bueno para describir un texto, Juan. A pesar de ser corto, mi idea fue mostrar todo lo que describís tan bien.
      Muchas gracias, de verdad.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Pues no se pueden decir más cosas con tan pocas palabras, socio. Oye que mal rollo que tu prota no pudiese utilizar ese don para proteger a los demás. Bueno, supongo que al final estaba muy cansado.
    Muy bueno, que pedazo de placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cansado y apenado. Pero hay que ver si decide abrir los ojos o hacerse a un lado y salir corriendo ;)
      Muchas gracias, Ángela.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Moriras al 6? Me encanto el micro, tiene el condimento justo, que bueno detener los momentos y esquivar las balas, lástima la familia, sin ellos, 1,2,3...abrazos y felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ricardo.
      Los ojos los tiene que abrir, solo hay que ver si se hace a un lado o se deja matar.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Me encantaría detener el tiempo aunque otras veces me gustaría hacerlo pasar más rápido. Ya sé qué contestar cuando me digan: ¡Pide un deseo! Gracias por la idea :D
    Muy bueno, Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un don que todos querríamos tener, ja.
      Gracias a vos, Marje.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Pum!
    Un registro un poco diferente esta vez, no?
    Un tanto más indirecto, parece que te gustó el juego del pasillo y aquí retomas ese estilo sin perder la unidireccionalidad que te caracteriza.
    Me gusta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también lo noté distinto. No llega a ser de horror al cien por ciento, pero algo en trasfondo hay, y ahí debe de estar esa «unidireccionalidad» a la que te referís. O quizá te refieras solo a la manera indirecta del micro.
      Me gusta el juego porque es un desafío hacer una historia en tan pocas palabras, y había quedado muy conforme con «Una promesa incierta».
      Gracias por pasar, Mientrasleo.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Me gustan sus "Cinco segundos", caballero.
    Un microrrelato que me sugirió muchas cosas: me dejaste elucubrando, intrigado, sobre cuáles pudieron ser los acontecimientos anteriores en la vida de este "dotado", hasta llegar al desolador desenlace que describes. En las peripecias (sin duda terribles) que jalonan esa huida a la que aludes y que lo han conducido a la desesperación.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no pensé más que es eso que leíste. No me puse a imaginar en todo lo demás, pero sí que da para un relato más extenso y hasta para una novela, ojo.
      Saludos y gracias por comentar siempre ;)

      Eliminar
  9. Que fuerte! Me encanta lo que haces todo es tan fluido me es tan fácil imaginarlo :) PERFECTO

    ResponderEliminar
  10. Tu microrrelato me gustó, sorprendió y me pareció muy original, oh pobre hombre. Que bueno que se enfrentó a la muerte, aunque si tenía como ese "poder" de congelar el tiempo lo hubiera empleado para matar a su asesino, yo creo n.n
    Saludos y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no todos tienen alma de asesinos, justicieros o vengadores. Puede que lo haya intentado y no pudo con su conciencia.
      Gracias por comentar, Romi, sos muy amable.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Aplausos por un trabajo bien hecho...

    Mis cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Adelfa, y bienvenida a mi blog. Espero ver más comentarios tuyos por acá.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Buenísima mirada a una posible realidad, aunque nos deja el vacío de que se cansó y no concluyó su venganza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso tiene usted una gran imaginación, mi amigo ;)
      Saludos.

      Eliminar
  13. Espectacular este microrelato amigo, quizás me quedé con ganas de más, jejej, pero en tan poco has contado tanto que por segundos he podido hasta previsualizar todo la trama, muy buena de verdad, no tiene alguna continuidad....?? Así se quedaría? no has pensado en hacerla más extensa?,aunque el final esta genial intocable vaya, y con el título queda de maravilla, un saludo Raúl y nos leemos amigo..

    (TRAFFIC-CLUB)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo micro podría tener su gran historia, José, por no sé. Me gustan así, podría cagarlos.
      Gracias por leer y comentar.
      Saludos.

      Eliminar
  14. ¿Quién pudiese detener el tiempo? Aunque en este caso, parece que el don ha terminado convirtiéndose en una maldición. Me alucina la manera que tienes de concentrar tanta intensidad en tan pocas palabras. Y ese final me encanta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ideas me vienen de la nada, te juro. ¿Te resulta intenso?, genial.
      Saludos.

      Eliminar
  15. "El placer de jugar escribiendo"... creo que ese es el secreto.. no es fácil decir tanto con tan poco y eso es lo que más me gusta de lo que escribes... todos tus relatos son diferentes y dicen algo de una u otra manera.. para mi una imagen es importante pero las palabras lo son aún más... gran relato¡¡¡ saludos¡¡¡
    Veo que la soledad superó los poderes del protagonista...jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura y por el buen comentario, Francis. Es verdad, una palabra vale más que mil imágenes.
      Y coincido, hay gente que no puede con la soledad.
      Saludos.

      Eliminar