jueves, 29 de noviembre de 2012

Cambio de guardia



Basado en ARQUEOLOGÍA de Héctor Priámida Troyano.

El guarda dormitaba en el pasillo ante la sala de Egipto. No escuchó a sus espaldas las pisadas del monstruo, amortiguadas por los vendajes.




El retén que habían enviado de la planta como reemplazo del personal nocturno de seguridad no estaba acostumbrado a trabajar de noche. Al terminar su ronda con un recorrido por la sala de Egipto, que se encontraba en el pasillo lindante a la base de vigilancia, le invadió una modorra impresionante.
A las tres de la mañana pasó por teléfono el QRU correspondiente y se acomodó en su silla. En la mano sostenía un rollo de lo que parecía ser un papel, el cual había encontrado en el piso junto al sarcófago que habían traído el día anterior en una embarcación procedente del Mediterráneo.
El hombre desplegó la lámina y trató de interpretar el galimatías que allí había escrito: palabras como IbKaBaAjRenSheut y jeroglíficos extraños donde destacaba el de un halcón con cabeza y brazos humanos. No entendió un carajo.
El guarda empezó a adormecerse y al rato sus párpados acabaron por cerrarse. El papiro se le resbaló de las manos y fue a parar al linóleo verde.
Pasados unos segundos, y con el hombre completamente ajeno a lo que acaecía a su alrededor, una sombra se cernió sobre la figura del durmiente y alguien lo tomó por la espalda. En el sobresalto, abrió los ojos como platos y se vio sofocado por un montón de trapos sucios que hicieron presión en su boca. Aterrorizado, se impulsó con los pies hacia arriba para intentar asestar un cabezazo a quien lo atacaba. El impacto provocó una súbita polvareda nauseabunda que le causó escozor en la vista. El vigilante echó su osamenta hacia atrás y tuvo la sensación de estar recostándose en un almohadón macizo. Forcejeó hasta zafarse y, al girar en redondo y quedar de cara al agresor, el tipo se quedó de piedra: ante él había una momia.
Lo poco que se apreciaba del monstruo bajo el atavío de tiras astrosas era parte de su piel curtida como el cuero, carne seca de cadáver deshidratado. Resuelto a eviscerar a su presa por cada uno de los orificios del cuerpo, el ser avanzó con movimientos anquilosados y atenazó con sus petrificadas zarpas marchitas al estupefacto mortal.
En el cambio de guardia, nadie reparó en el vigilador que se retiraba con una peculiar sonrisa en su rostro; pero sí en los órganos, la sangre, la mierda y los sesos en torno al cuerpo vendado del ataúd egipcio.

-----------------------------------------------------------------------------------------
Este relato nació de un ejercicio que se realizó en El Edén De Los Novelistas Brutos., página de Facebook administrada por Raúl Omar GarcíaPepe MartinezCarmen Gutierrez y Juan Esteban Bassagaisteguy destinada a la divulgación de relatos de aquellos que desean contar historias con el fin de entretener, aprender y pasar un grato momento de lectura y donde todos los sábados se publica un cuento (la mayoría de ellos referentes al género del terror) de los llamados «Fieles Lectores» —ahora devenidos en «Brutos Escritores»— que forman parte de esta humilde plataforma  literaria.
   Por ser vísperas de Halloweenn, en esta oportunidad había que escribir un relato de terror de 400 palabras basándose en un microrrelato de otro autorcon narrativa externa y en pasado, en el que estaba prohibido incluir zombis, hombres lobo o vampiros. El resultado fue «Cambio de guardia», versión libre de «Arqueología» de Héctor Priámida Troyano.

16 comentarios:

  1. ¡Espectacular!
    Con tramos repletos de acción y violencia muy bien llevados adelante (te atrapan...) y un final macabro, abierto, que te deja con ganas de saber qué habrá pasado con los habitantes de la ciudad que tiene, ahora, un vigilante "algo especial", je.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, super amable. Gracias Juan :D
      Siendo este un cuento mío, no hace falta pensar mucho para imaginar lo que la momia va a hacer; es que soy muy predecible, ¿vio?, ja, ja, ja.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Esta vez has tirado de la historia para ir acelerando el ritmo. Te has apoyado un poco más en descripciones, escuetas y dinámicas que te han servido, como siempre, para ganar fuerza
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero no haberla estirado hasta convertirla en un chicle masticado y sin sabor :(
      El micro no me daba para librar mucho la imaginación, allí está todo dicho en 140 caracteres y yo debía hacer algo con ellos en 400 palabras: no se me ocurrió otra cosa que una extensión del hiperbreve, para no cagarlo, y es por eso que das en el clavo con tu preciso comentario, Mientrasleo.
      Gracias por pasar y saludos.

      Eliminar
  3. Un relato espléndido, Raúl.
    Con una trama y un desarrollo impecables. Intrigante, sombrío y macabro: con una atmósfera de terror plenamente lograda. Conseguiste revestir, de una manera suntuosa, de carne (y sangre, ¡cómo no!, tratándose de un cuento de terror, el género que tan magistralmente dominas) el esqueleto de las dos frases de mi microrrelato creando un relato magnífico. La vuelta de tuerca del final, con la "posesión" del cuerpo del vigilante por la momia, es un rasgo genial.
    Y está escrito con mucho esmero, por añadidura (aunque esto último, en tu caso, es casi superfluo mencionarlo, porque siempre es así).
    Simplemente, me ha encantado. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te guste ya es un logro. Fue difícil hacer algo original y novedoso con tu hiperbreve, pero puse todo mi empeño. No lo veo original ni en pedo, peeeeeero, ja, algo es algo.
      Gracias y saludos.

      Eliminar
  4. Final crudo y bueno. Me pregunto, ¿que será de ese guardia que no lo es, caminando por las calles de una ciudad que no distingue lo que vé?. Todo puede tener otro comienzo con una pregunta, ¿o no?
    Abrazos Raúl.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pregunta adecuada es ¿qué será de la gente de esa ciudad? Y yo diría que tienen un pronto final más que un comienzo.
      Gracias por pasar, Walter.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Me gusto, pero no logre sentir el miedo como en tus otros relatos¡¡(jajajajajaj tal vez sea la hora que insensible estoy) Mucha acción, me dio cosa el que quisiera comérselo iuk y un final interesante¡¡ *o* La masacre comienza jojojojojo
    wiiii¡¡¡
    Te sigo leyendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que cuesta meter miedo con una momia, pero puede que de tanto leer mis relatos, este tipo de historias te resulten light, ja. Te estoy traumatizando, ja, ja, ja.

      Eliminar
  6. jajajjajajajjajajaaja podría ser... O_O

    ResponderEliminar
  7. JJEEJEJ MUY bien detallado el aspecto de la momia Raúl, y buena historia también esta, jajjaaj, yo insisto en que busques por cielo y tierra editoras si no en tu pais en otro, existen muchos relatos e historios que no dicen nada y estan en el mercado, en malos puestos de ventas , pero en el mercado en sí. Un saludo campeón y no lo dejes nunca , quiero una de terror buena ya, jejejejej nuevo relato ..... jejeje adios compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos muy amable, José. Es muy difícil publicar, pero voy a intentarlo.
      Tengo dos relatos terminados, uno de ciencia ficción (eso creo, ja) y otro de humor negro. Pronto los subo.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Me gustan mucho los finales abiertos, esos que dan para una segunda parte. Tienes talento para las descripciones y el terror, un gusto siempre leerte, Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eduardo, Creo que la mayoría de mis escritos tienen finales abiertos, no sé si es porque me gusta así o no tengo talento para encontrarles un desenlace, ja.
      Saludos.

      Eliminar