jueves, 26 de julio de 2012

Casos peculiares sobre adolescentes masculinos que sufren el desprendimiento de la parte superior del cuerpo


  José se había dado cuenta del tajo en su cuello cuando, haciendo fila en la parada del colectivo, una anciana dijo:
   —Joven, me está empapando. —La sangre le salía a chorros del corte, y regaba la cara de la mujer.
    Pasaron los días y la hendidura se abrió más. Esto le obligó a llevar una muda de vendas, las cuales debía cambiar cada cinco minutos.
    En la escuela, sus amigos le lanzaban protectores diarios; o lo llamaban por teléfono a su casa solo para preguntar: «¿Tajo-sé?».
    Así vivió un tiempo hasta que la cabeza se desprendió de su cuerpo.
    Unos niños dieron con el cadáver a las pocas horas, y jugaron al fútbol con el esférico de carne y hueso hasta que llegó la policía.
     —¿Otro más? —preguntó el suboficial mayor al oficial.
     —Sí, señor. Con este, son diecinueve los adolescentes que perdieron la cabeza por un tajo, esta semana.
-----------------------------------------------------------------------------------------
     Este relato nació de un ejercicio que se realizó en El Edén De Los Novelistas Brutos., página de Facebook administrada por Raúl Omar GarcíaPepe MartinezCarmen Gutierrez y Juan Esteban Bassagaisteguy destinada a la divulgación de relatos de aquellos que desean contar historias con el fin de entretener, aprender y pasar un grato momento de lectura y donde todos los sábados se publica un cuento (la mayoría de ellos referentes al género del terror) de los llamados «Fieles Lectores» —ahora devenidos en «Brutos Escritores»— que forman parte de esta humilde plataforma  literaria.
     En esta oportunidad debía escribir un microrelato humorístico, con un título de quince palabras. El resultado fue «Casos peculiares sobre adolescentes masculinos que sufren el desprendimiento de la parte superior del cuerpo», historia por la cual me otorgaron el diploma que ven a continuación:



12 comentarios:

  1. ¡Jajaja!
    Vuelvo a leerlo, y vuelvo a reírme :).
    Humor negro del mejor. Y merecido diploma.
    Un abrazo, Genio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco que lo hayas encontrado gracioso, Juan.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Muuuuuy bueno. Inquietante. Un verdadero microrrelato cómico de humor macabro, surrealista, muy original, y no un simple chascarrillo reciclado de forma chusca.
    Y con el «¿Tajo-sé?» (que retrata a la perfección la crueldad de los compañeros del protagonista) no he podido dejar de reírme. Muy ingenioso el juego de palabras.
    Felicidades, Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, das en el cavo con todo lo que intenté transmitir.
      Muchas gracias, Troyano. Y como le dije a Juan: agradezco que lo hayas encontrado gracioso.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Visceral, Raúl, con un toque de humor negro. Muy en la línea que te voy conociendo. Me gusta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Mientrasleo. Me alegro mucho que te gustara.
      Saludos.

      Eliminar
  4. JAJAJAJAJAJA
    tajo-se? jajajajajajaja
    excelente

    ResponderEliminar
  5. Interesante, me gusto. Creo que entendí la gracia.

    ResponderEliminar
  6. AJAJAJAJ, No tiene ni pies ni "cabeza", pero me encanta,jajaj,bueno muy bueno , cuenta lo justo y necesario para reir sin más, jaja, me gustó esta también, y aunque me llamo José, espero no perder nunca la cabeza, al menos no de esa manera, un saludo amigo, impaciente por un nuevo relato, ese de humor negro y el otro de c.ficción, pero no quiero presionarte, estaré pendiente amigo un saludo y te leeré cuando pueda, intentaré llevar tus relatos a mis ratos de ocio ya que la verdad no son muy pasados de leer y algunos entretienen, y carai que leer no hace daño a nadie de vez cuando. un saludo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, gracias, José. Me alegro que te entretengas leyendo mis historias.
      Si todo sale bien, este sábado publico un relato.
      Saludos.

      Eliminar